lunes, 14 de marzo de 2011

Lo que va de ayer a hoy

Parece que fue ayer cuando entrabas en el cole y te disponías a aprender todo lo que los maestros querían y podían enseñarte.

Recuerdo a tu hermana preocupada y protegiéndote de cualquiera que se atreviera a molestarte, a tu madre pendiente de tí en todo momento y a tu abuela a las puertas del cole. ¡Qué gran mujer!. Aún hoy la sigo recordando con inmenso cariño.

Estos días te he visto con otros ojos, ojos de orgullo y de satisfacción por tener el placer de verte crecer, de verte esforzarte en cada momento. Y como siempre, todo esfuerzo tiene su recompensa, la tuya es haberte convertido en una gran persona con enormes ganas de enseñar.

Agradezco de corazón la oportunidad de acompañarte en tu camino, de aportar un granito de arena en la construcción de tu conocimiento. Agradezco tu responsabilidad, tu compromiso y tus ganas de aprender. Agradezco que me permitieras compartir tus sueños que también son los míos.

Gracias Judith por haber compartido estos días y por darme la oportunidad de estar presente en tu desarrollo como persona y de sentirme muy orgullosa por tu logro.

Estos días has conseguido lo más difícil para un maestro, ganarte el cariño de los alumno/as y te aseguro que esto es muy difícil.

Ahora te toca lo más fácil, terminar tu periodo de aprendizaje, aunque nunca dejes de aprender, y demostrar que eres una MAESTRA en mayúsculas.
Muchísimas gracias por confiar en los maestros.

5 comentarios:

Ángel dijo...

SIMPLEMENTE, PRECIOSO MENSAJE. SOBRARÍAN MÁS PALABRAS.

EL BLOG DEL COLEGIO GUAYONGE dijo...

¡Que mensaje tan bonito!...son unas palabras salidas del corazón de una maestra que disfruta con su trabajo. Un abrazo

Margot Sánchez dijo...

Gracias a "El blog del colegio Guayonge". Como nos conocemos sabemos lo que las maestras disfrutamos con lo que hacemos. Saludos

Judith dijo...

Margot muchísimas gracias por esas palabras, no sabes lo que significa para una alumna que su maestra la recuerde con tanto cariño. Sabes que he aprendido mucho a tu lado y lo único que espero es ser tan buena maestra como lo eres tu.
Un fuerte abrazo.

Margot Sánchez dijo...

Hola Judith. Sabes donde estoy... Besos y sigue "creciendo"